Followers

New York Times - Ships and Shipping

Booking.com

Monday, 1 October 2012


Piden águila del Graf Spee para el museo en Durazno


DURAZNO | VÍCTOR RODRÍGUEZ
Solicitan que el águila del acorazado alemán Graf Spee, que fue recuperada de las aguas del río de la Plata en 2006, forme parte del Museo que, en el cuartel de Sarandí del Yi, recuerda el hundimiento de ese buque.
El águila fue recuperada por el buzo Héctor Bado y su equipo y desde 2006 permanece en un depósito de la Armada Nacional en Montevideo.
En la celebración de un nuevo aniversario de la creación del cuartel Paso del Rey -ubicado en las afueras de Sarandí del Yi- el general (R) Francisco Wins planteó en su oratoria la idea de que el águila, extraída en 2006 desde los restos del acorazado hundido en la bahía de Montevideo, fuera exhibida en este museo, lo que transformaría al lugar en un circuito turístico internacional, particularmente europeo, para la zona.
Este cuartel acogió a 97 alemanes días después de que se produjera lo que se conoció como el incidente bélico más importante del río de la Plata en 1939. "Acá convivieron 97 ciudadanos alemanes y el desafío que planteo con un sentido histórico es que el lugar más adecuado para exponerla es este cuartel, lo que sería muy trascendente para el museo y la localidad por el atractivo que significaría eso porque estarían llegando cientos desde el viejo continente y este desafío tiene que llevarlo adelante la comunidad, más allá de la institución militar", precisó.
El periodista duraznense, Carlos Maggi, sostuvo que el águila "pesa 400 kilogramos y mide dos metros de altura por dos y medio longitud. Fue encontrada a 15 metros de profundidad y debajo de tres metros de fango. Previo al hallazgo del águila el equipo había encontrado un cañón y el telémetro del acorazado alemán. Debido a una disputa que los rescatistas iniciaron contra el Estado, la pieza se encuentra en una caja sellada en un depósito de la Armada. La diferencia surgió ya que el gobierno no permite que sea vendida o salga del país, luego de ser asesorado por la Comisión del Patrimonio, más allá de que en 1986 dicha institución, que presidía Mariano Arana, había firmado un documento por el cual no se consideraba al Graf Spee como monumento histórico nacional".
El acorazado, que fuera botado en un astillero alemán en 1936, llevaba su nombre en honor al almirante Maximilian Von Spee, poseía un pesado armamento y una tecnología moderna para esa época. Su tripulación la conformaban 43 oficiales y 1.099 suboficiales y marineros. Luego de una intensa lucha en la cercanía de la costa de Punta del Este, que lo enfrentó a los cruceros ligeros ingleses Exeter, Ajax y Achilles, el navío alemán se refugió en el puerto de Montevideo para atender a los heridos, sepultar a los 56 fallecidos y tratar de reparar los daños sufridos en la batalla. El plazo dado por el gobierno uruguayo, encabezado por el presidente Alfredo Baldomir, era de 72 horas para permanecer en el puerto, por lo que dos horas antes de expirar ese lapso, el buque zarpó, mientras los navíos ingleses lo aguardaban en las proximidades, es allí donde el capitán Hans Langsdorff decide poner a salvo a su tripulación y hunde el barco ante la atónita mirada de cientos de uruguayos que, desde la costa, observaban la Segunda Guerra Mundial en vivo y en directo. Algunos tripulantes regresaron a Alemania, otros fueron a Buenos Aires y 97 se quedaron en Uruguay, donde fueron trasladados por algunos meses al cuartel Paso del Rey, custodiados por militares.
El País Digital, Montevideo, Uruguay.

No comments:

Post a Comment