Followers

New York Times - Ships and Shipping

Booking.com

Tuesday, 3 April 2012


Vestigio de naufragio podría ser parte de un galeón del siglo XVIII


Hallazgo en Rocha. Se presume que se trata de un antiguo barco de carga o incluso de un buque de esclavos | Los restos fueron "arrancados" del lecho marino y llevados por las olas hacia la costa
E. GONZÁLEZ / A. LÓPEZ REILLY

Parte de un viejo barco de carga francés o incluso un buque negrero. Un sorpresivo hallazgo realizado a la altura de la laguna de Rocha podría ser tan solo un jirón de algo mucho mayor que esconde el mar: un naufragio completo del siglo XVIII o XIX.
Muchos aspectos de la vida rochense tienen su origen en los naufragios: desde pequeños objetos extraídos del mar que adornan casas y pequeños ranchos, hasta el mismísimo nombre del Cabo Polonio, la Punta del Diablo y la cadena de faros que prevenía a los navegantes de los peligros de la zona. Muchas de estas historias están cargadas de misticismo, pero en su momento fueron grandes tragedias, de las que aún hoy siguen resonando sus ecos.
El pasado fin de semana, la vida rochense volvió a conmoverse por un naufragio, aunque esta vez se trate de un antiguo vestigio arrojado por el mar, que llegó hasta la costa.
Los restos, pertenecientes a una embarcación de madera que apareció en la faja del Océano Atlántico a unos 800 metros de la barra de la laguna de Rocha y a nueve kilómetros al Oeste de La Paloma, comenzaron a ser ayer motivo de una exhaustiva investigación.
Las primeras estimaciones apuntan que podría tratarse de parte de un barco francés que trasladaba tejas de una prestigiosa fábrica de la ciudad de Marsella o bien una embarcación dedicada al traslado de esclavos entre África, Europa y América, según indicó a El País el alcalde del Municipio de La Paloma, Alcides Perdomo.
Los datos primarios de los arqueólogos y los antropólogos impuestos de las novedades apuntan que los restos de la parte inferior del barco (cuadernas), pertenecerían a una embarcación de madera del siglo XVIII o el XIX.
Las cuadernas son las costillas de madera que formaban los costados de los antiguos buques de madera, recorriéndolos de babor a estribor (de derecha a izquierda si se observa un barco de frente). Se trata de piezas curvas que se afirman a la quilla y que completan el "costillar" del buque con las carlingas, piezas que van de popa a proa (de atrás hacia adelante).
El director del Área Protegida de la laguna de Rocha, Javier Vitancurt, dijo a El País que una vez que se conoció el hallazgo -el domingo- se dio aviso a la Intendencia, a Prefectura, Municipio de La Paloma y Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama). Afirmó que se dispuso una vigilancia permanente sobre los restos de la embarcación que apareció en la arenas y golpeada por la rompiente del océano, para evitar que sean depredados.
El hallazgo se encontraba ayer en manos de los antropólogos y arqueólogos del Centro Universitario de Rocha (Cure) y de un especialista en arqueología subacuática, quienes realizarán las evaluaciones que permitan una interpretación del pecio (resto de un naufragio).
El Intendente de Rocha, Artigas Barrios, manifestó a El País que "lo ideal es trasladarlo a un lugar público con todas las garantías de la preservación. Evitar que estos restos puedan ser llevados por quienes pasan por el lugar es la clave", apuntó.
Por su parte, el alcalde de La Paloma (y capitán de barco de pesca), Alcides Perdomo, opinó que el hallazgo podría ser de gran valor arqueológico.
Estimó que podría tratarse de un barco de origen francés, dado que hay restos de tejas que han aparecido en los últimos tiempos y que se utilizaron en Buenos Aires y Montevideo, provenientes de Marsella, de una fábrica muy renombrada.

Tragedias marítimas en Rocha

EL "POITOU". En las cercanías del reciente hallazgo de la laguna de Rocha se perdió en 1907 el "Poitou", un vapor de pasajeros de 2.900 toneladas, 96 metros de eslora (largo) y 12 de manga (ancho). El capitán del buque argumentó que la niebla no le permitió distinguir entre la luz del faro de Santa María (Rocha) y el de Isla de Lobos (Maldonado) y encalló cuando transportaba inmigrantes italianos, franceses y españoles.
CRONOLOGÍA. Mucho antes del naufragio del "Poitou" ya existía en Rocha una larga historia de naufragios que se remonta al descubrimiento del Río de la Plata:
1516. Ocurre el primer naufragio del que se tenga noticia: el de la nave capitaneada por Francisco Torres, integrante de la expedición descubridora de Juan Díaz de Solís.
1833. El Prompt, un bergantín inglés, encalla en las costas de Garzón y solo se salva un tripulante.
1842. En Valizas se hunde la fragata Leopoldina Rosa.
1869. También en Valizas, naufraga la barca inglesa Bessie Hanton. De este naufragio quedó una persona que cambió su nombre y ante muchos secretos y misterios pasó a llamarse Pedro Amonte, importante ciudadano para el pueblo San Vicente, actual Castillos. Creó bibliotecas, escuelas, pagó el sueldo de su primer maestro, creó una banda de música y curó enfermos.
1878. El vapor inglés Astarte choca contra las rocas del Cabo Polonio. Solo sobrevivieron dos hombres.
1892. Se hunde el acorazado brasileño Solimoes con un trágico saldo de 123 muertos. También se pierde el Rosales, nave militar argentina, y se salvan 20 personas, todos oficiales. Este naufragio fue llevado al cine.
1939. A la altura del Cabo Polonio naufraga el carguero alemán Olinda, hundido por el navío inglés Ajax.
1965. En Aguas Dulces se pierde el buque argentino Francisco Rocco y en el hecho se consagra como héroe al policía Agosto Álvarez, quien salvó la vida de algunos de los pasajeros.
"EL BARCO". En La Pedrera, una de sus playas más famosas fue bautizada por los restos -cada vez menos visibles- del barco atunero taiwanés Chatay 8, que encalló en el año 1971.

Fuente: El País, Uruguay.

No comments:

Post a Comment