Followers

New York Times - Ships and Shipping

Booking.com

Friday, 2 October 2015

Fuerza de Paz Conjunta Combinada
Se desarrolló la fase naval del Cruz del Sur IIIFuerza de Paz Conjunta
2-10-2015 | Fue entre el lunes y el miércoles con la participación de la corbeta ARA “Gómez Roca” y el multipropósito ARA “Ciudad de Punta Alta” de la Armada Argentina y el patrullero de zona marítima “Marinero Fuentealba” de la Armada de Chile.
 
Puerto Belgrano – Desde las primeras horas del lunes y hasta la tarde del miércoles se desarrolló la fase naval del ejercicio conjunto combinado Cruz del Sur III en la zona de El Rincón de la ría de Bahía Blanca. Del mismo participaron la corbeta ARA “Gómez Roca” y el buque multipropósito ARA “Ciudad de Punta Alta” por la Armada Argentina y el buque patrullero de zona marítima “Marinero Fuentealba” de la Armada de Chile, el cual operó con un helicóptero Dauphin.

Al mando del grupo de tareas embarcaron en la corbeta argentina el comandante del mismo, Capitán de Navío Walter Doná de la Armada Argentina, y su jefe de Estado Mayor, Capitán de Fragata Christian Cardemil Borst de la Armada de Chile.

La hipótesis del ejercicio planteó que las unidades navales se desplegaran simulando ser destacadas en cumplimiento de un Mandato de Naciones Unidas sobre un país en crisis, como parte componente de la Fuerza de Paz Conjunta Combinada Cruz del Sur, donde los buques desarrollaron operaciones de interdicción marítima: control del tráfico marítimo y escolta para asegurar el arribo de suministros de ayuda humanitaria a sus terminales portuarias.

Luego de zarpar de la dársena de la Base Naval de Puerto Belgrano, las unidades del grupo de tareas combinada desarrollaron adiestramientos individuales en lucha contra incendios, control de averías, roles de abandono y estaciones de combate.

Ya en la zona de El Rincón, la “Gómez Roca” y el “Fuentealba” fondearon para efectuar ejercicios de evacuación aeromédica (médevac). Para ello el helicóptero Dauphin de la Armada de Chile decoló de la cubierta de vuelo del “Fuentealba” hacia el buque argentino, donde se mantuvo “colgado” sobre la cubierta de vuelo al tiempo que personal de la aeronave con una camilla descendía por guinche. Allí el equipo de sanidad de la “Gómez Roca” esperaba listo para cargar al herido quien luego era izado desde la aeronave y transportado al patrullero chileno.

El teniente de fragata médico Mauro Caramelli que embarcó por primera vez en un ejercicio internacional, destacó que “hubo mucha organización y precisión. La experiencia fue muy buena porque uno comprende la dinámica de una operación así en el mar”, y agregó, sobre el ejercicio puntual de médevac, que “me llamó mucho la atención la velocidad con la que se hizo; fue en muy corto tiempo lo cual es muy importante en caso de tener que evacuar un herido real. La sincronización de helicóptero, botes y equipo médico fue muy buena”.

Por la tarde y parte de la noche, con condiciones climáticas adversas que se traducían en vientos de más de 35 nudos con alturas de ola significativas, los buques desarrollaron diversas formaciones en navegación con maniobras de pasaje al habla entre ellos, para luego fondear en la propia zona de El Rincón.

El jefe de Operaciones del componente naval por parte de la Armada Argentina, Teniente de Navío Guillermo Donadío, expresó que “la actividad realizada permitió profundizar el conocimiento mutuo y la integración, incrementando la interoperabilidad entre las Armadas y el Componente Terrestre y Aéreo Conjunto Combinado para que esta fuerza de paz pueda responder con mayor eficiencia en caso de un requerimiento de la ONU”.

Registro y captura

Ya en la mañana del martes las unidades se trasladaron al fondeadero Charlie de la ría de Bahía Blanca donde desarrollaron operaciones contribuyentes de la interdicción marítima simulada para la práctica desde el buque chileno al argentino, que oficiaba de buque capturado. Esta vez el helicóptero Dauphin decoló trasladando al Grupo de Abordaje y Registro de la Armada de Chile (GARA), compuesto por 12 hombres, los que efectuaron un descenso en la modalidad “fast rope” (descenso rápido por cuerda) sobre la cubierta de vuelo de la corbeta “Gómez Roca”, apoyados de dos embarcaciones menores con una segunda fracción de asalto del GARA. 
 

El buque argentino tomó una postura colaborativa --sin oposición-- por lo que el personal chileno pudo recorrer parte de las instalaciones y el puente de comando, solicitando a los navegantes las autorizaciones e información correspondiente, logrando así el control de la unidad. Este tipo de operaciones requieren de una minuciosa planificación para desarrollar acciones sincronizadas que profundicen el conocimiento mutuo. Una vez finalizada, el grupo de Abordaje y Registro chileno retornó al patrullero “Fuentealba” empleando las embarcaciones menores.

El Capitán de Navío Walter Doná, comandante del componente naval del ejercicio, expresó que “los resultados fueron altamente positivos dado que se cumplió con la premisa de la interoperabilidad, se estandarizaron los procedimientos de Visita, Registro y Captura; los de médevac de respuesta médica, y el control de aeronaves realizado tanto por controladores aéreos argentinos como chilenos. Al mismo tiempo se incrementó la integración y el conocimiento mutuo entre ambas Armadas”.


Por su parte, el Capitán de Fragata Christian Cardemil Borst de la Armada de Chile, jefe de Estado Mayor del componente naval del ejercicio, agregó que “se ha podido comprobar en la práctica que ambas Armadas tienen un estilo de trabajo similar. Esto es muy importante dado que no sólo se trata de trabajar en forma paralela, sino de generar la sinergia suficiente para que uno más uno no sume dos, sino tres o más. Así nuestros Estados tendrán más seguridad y confianza a la hora de responder a un llamado de Naciones Unidas, sabiendo que sus fuerzas están preparadas para interactuar e interoperar”.


Cada una de estas operaciones, efectuadas por separado durante la fase naval, se combinaron en una sola operación durante el miércoles, donde el ejercicio conjunto combinado Cruz del Sur III previó la práctica final para los tres componentes para la evaluación y análisis por parte de autoridades civiles de ambos países, entre las que se destacaron los ministros de Defensa. 


Sobre el mediodía del miércoles, las unidades navales retomaron el canal de acceso para retornar a la dársena de la Base Naval de Puerto Belgrano, dando por finalizada la fase naval del ejercicio Cruz del Sur III.
 
Fuente: Gaceta Marinera, Armada Argentina.

No comments:

Post a Comment